Reseña | Una canción salvaje – Victoria Schwab

Holiiiiiiiiiiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, hoy les traigo una reseña de un libro que me encantó.


UNA CANCIÓN SALVAJE

FICHA TÉCNICA

  • Título: Una canción salvaje
  • Título original: This savage song
  • Autor: Victoria Schwab
  • Editorial: Ediciones Urano
  • Sello: Puck
  • Llega a Uruguay gracias a: Urano Uruguay
  • Páginas: 410
  • ISBN: 978-987-4132-06-2

SINOPSIS

KATE HARKER

quiere ser despiadada como su padre. Y tras cinco años en los que pasó por seis internados, al fin regresa a casa para demostrar que puede serlo.

AUGUST FLYNN

quiere ser humano. Pero no lo es. Es un monstruo, capaz de robar almas con una canción. Es uno de los tres monstruos más poderosos de una ciudad plagada de estas criaturas. Y también es el arma secreta de su propio padre.

SU CIUDAD ESTÁ DIVIDIDA.
SU CIUDAD ESTÁ DESINTEGRÁNDOSE.

Kate y August son los únicos que pueden ver ambos lados, los únicos que podrían hacer algo. Pero ¿cómo te decides a ser héroe o villano cuando es tan difícil distinguirlos?

MI OPINIÓN

Victoria Schwab

Una canción salvaje es el comienzo de la bilogía Los monstruos de Verity; la cual termina con Un dueto oscuro. La autora, Victoria Schwab, cuenta con aproximadamente 14 libros publicados en inglés. Entre sus novelas más conocidas se encuentran Vicious (próximamente publicado por Puck) y la trilogía Una magia más oscura, publicada por Planeta.
Este es el primer libro que leo de ella, ¡y espero que sean muchos más! Además Victoria viene a Uruguay el año que viene y podré conocerla y estoy super emocionada.

Para leer Una canción salvaje, con Santi de Lector de mil historias, organizamos una lectura conjunta en la primer quincena de diciembre, y recién ayer noté que no lo había reseñado, me había olvidado que lo había leído, ¡qué horror!

CORSAI, CORSAI,
DIENTES Y GARRAS,

SOMBRA Y HUESOS, 
NADA DEJARÁN.

MALCHAI, MALCHAI, 
VELOCES, TAIMADOS,

SONRÍEN Y MUERDEN, 
TU SANGRE BEBERÁN.

SUNAI, SUNAI, 
OJOS DE CARBÓN, 

EL ALMA TE ROBAN
CON UNA CANCIÓN.

MONSTRUOS, MONSTRUOS, 
PEQUEÑOS Y GRANDES, 

¡PRONTO VENDRÁN
Y A TODOS COMERÁN!

Antes que nada, les quiero comentar que este libro tiene una de las introducciones más geniales que he leído. Con un libro que empieza así, sabés que el resto tiene que ser igual de bueno, o aun mejor; se las dejo a continuación:

La noche en que Kate Harker decidió prender fuego la capilla de la escuela, no estaba furiosa ni ebria. Estaba desesperada.

August Flynn

Habiendo leído y visto excelentes críticas de la autora, tenía el hype en Plutón por leer este libro, pero cuando me encontré que el inicio del libro era más lento que remar en dulce de leche me dieron ganas de gritar. La introducción a la novela es de unas 100 – 150 páginas más o menos (casi todo el Verso 1), luego de superar esas barreras, la historia vuela.
Tiene una introducción lenta ya que Schwab nos hace una magnífica ambientación del lugar: el escenario es una ciudad llamada Verity, la cual se encuentra dividida en dos. El norte le pertenece a Harker, el padre de Kate; mientras que el sur lo dirige Flynn, el de August.
En esta ciudad existen tres clases de monstruos: los Corsai, los Malchai y los Sunai; la diferencia entre cada uno es que, los Corsai son los más brutales, ellos van a por la carne, los Malchai son sedientos de sangre y, los Sunai, con una muerte más limpia, roban las almas mediante la música. Los monstruos se generan mediante el crimen, dependiendo de lo violenta que sea la acción y de cuántas muertes lleve consigo, es el monstruo que genera.
Y en este ambiente tan amable y sereno es donde viven nuestros personajes protagonistas: Kate Harker y August Flynn.

Kate y August

Kate Harker, una chica bastante problemática, ha recorrido ya seis escuelas/internados en las que le ha instalado su padre con tal de mantenerla alejada de Verity, y ella, ha hecho lo posible para que le expulsen de cada una de ellas. Kate quiere volver a Verity, al corazón de los problemas, para demostrarle a su padre su valía.

August Flynn es un chico, más bueno que el pan, que tiene un pequeño gran secreto. August es un Sunai. Existen solamente tres Sunai en Verity, son los monstruos más peligrosos de todos, y August es uno de ellos. ¿El problema? August sólo quiere ser humano.

¿Podemos darle un premio a Schwab por la construcción de los personajes? Espero que sí, porque son excelentes. Kate es una chica super determinada en lo que se propone, y realmente muy badass, mientras que August es todo lo contrario, es un chico con muchas inseguridades y a la vez muy tierno. Si leíste Una canción salvaje y no quisiste darle un abrazo a August, ¿realmente leíste Una canción salvaje?

La relación entre estos dos personajes es relamente maravillosa, al principio es un tira y afloja entre ellos, cada uno queriendo llevar a cabo sus propios propósitos, hasta que se dan cuenta de que para conseguirlos, no deben hacer más que apoyarse y luchar juntos. Es genial porque al principio yo me esperaba que Schwab nos metiera una relación amorosa en el medio (como toda novela juvenil) y eso no sucedió; en Verity no hay lugar para el amor.

Quizá fueron las píldoras lo que estaba aplacándola. Quizás… Pero sí había algo en Freddie. Algo… que la desarmaba, algo contagioso, familiar. En un auditorio lleno de miradas, había sentido la de él. En una clase llena de alumnos que aprendían mentiras, él había dibujado la verdad en los márgenes. En una escuela que se aferraba a la ilusión de seguridad, él no rehuía a hablar de violencia. No era lugar para él, como tampoco para ella, y esa extrañeza compartida la hacía sentir que lo conocía.

Una canción salvaje – Victoria Schwab.

Como les dije más arriba, al superar la barrera lenta introductoria, la historia entra en un bucle sin fin en el que pasan y pasan cosas que no te da el tiempo para respirar tranquilo del ritmo que lleva la autora. Y ESE FINAL, oh por dios ese final, jamás pude haberlo visto venir antes. Además, como lo hablábamos con Santi, el final es re épico y cinematográfico.

Ya habría tiempo para llamar a la música. Tiempo para convocar a las almas.

Una canción salvaje – Victoria Schwab.

El libro también me recordó a una de mis citas favoritas (y de las más conocidas) de American Horror Story:

Haber leído a Victoria Schwab ha sido un inmenso placer y está más que recomendada, porfas, léanla.

Me encantó.

Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

Anuncios