Reseña | Hijos de sangre y hueso – Tomi Adeyemi

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que comencé a leer sin tener idea de qué iba y me maravilló.


HIJOS DE SANGRE Y HUESO

FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

MATARON A MI MADRE.
NOS ARREBATARON LA MAGIA.
INTENTARON ENTERRARNOS.

ES TIEMPO DE REBELIÓN.

Zélie Adebola recuerda cuando la tierra de Orïsha desprendía magia. Pero todo cambió la noche en que esta desapareció. Por orden del rey, los maji fueron perseguidos y aniquilados.

Ahora, Zélie tiene la oportunidad de devolver la magia a su gente. Para ello deberá ser más rápida y astuta que el príncipe heredero del trono, que está dispuesto a todo con tal de erradicar la magia para siempre.

El peligro acecha en Orïsha, donde los leopardarios de nieve, entre otras criaturas, campan a sus anchas y los espíritus vengativos esperan escondidos bajo el agua. Sin embargo, el mayor peligro puede ser la propia Zélie en su lucha por controlar sus poderes.

ES LA HORA DE QUE ZÉLIE RECUPERE SU LEGADO.
ES LA HORA DE QUE UN PUEBLO RECUPERE LA ESPERANZA.

MI OPINIÓN

Tomi Adeyemi

Hijos de sangre y hueso es el primer tomo de una trilogía del género fantástico escrito por Tomi Adeyemi, una mujer de origen nigeriano – estadounidense. Tomi es graduada de la Universidad de Harvard en Literatura Inglesa y ésta es su primera novela.

Algo mega random que tengo para contarles es que la sigan en Instagram porque es una mujer super copada y siempre está haciendo stories muy emocionada con sus libros.

Hijos de sangre y hueso ya tiene derechos cinematográficos y éstos están de la mano del estudio Fox y ya están trabajando en la película. Así que a cruzar los dedos y a esperar que nos den una adaptación que le haga justicia a este precioso libro.

Hijos de sangre y hueso nos ubica en Orïsha, un país que ha sufrido un golpe de estado de manos del Rey Saran. Antes del Asalto, en Orïsha vivían los maji y los kosidán. Los maji eran personas adultas que poseían poderes, mientras que los kosidán son personas carentes de ellos.
Durante el Asalto, el rey mandó asesinar a todos los maji, para así erradicar la magia; ya que los maji menores de 13 años, conocidos como los diviners, no poseían magia hasta llegar a esta edad.

Antes del asalto existían diez clanes de los maji:

  • CLAN IKÚ: Maji de la vida y la muerte. Título de los maji: Parcas. Deidad: Oya.
  • CLAN ÈMÍ: Maji de la mente, el espíritu y los sueños. Título de los maji: Mediadores. Deidad: Orí.
  • CLAN OMI: Maji del agua. Título de los maji: Amos de las marcas. Deidad: Yemoja.
  • CLAN INÁ: Maji del fuego. Título de los maji: Abrasadores. Deidad: Sàngó.
  • CLAN AFÉFÉ: Maji del aire. Título de los maji: Amos del viento. Deidad: Ayao.
  • CLAN AIYE: Maji del hierro y la tierra. Título de los maji: Soldadores y Terreros. Deidad: Ògún.
  • CLAN ÌMỌLÉ: Maji de la oscuridad y la luz. Título de los maji: Hacedores de luz. Deidad: Ochumare.
  • CLAN ÌWÒSÀN: Maji de la salud y la enfermedad. Título de los maji: Sanadores y Cánceres. Deidad: Babalúayé.
  • CLAN ẸRANKO: Maji de los animales. Título de los maji: Domadores. Deidad: Oxosi.

Todos somos hijos de sangre y hueso.
Todos somos instrumentos de venganza y virtud.

Han pasado siete años desde el Asalto, y ahora los diviners son tratados de la manera más denigrante posible, desde apartar la mirada cuando ellos pasan por la calle, aumentarles los impuestos reales de una manera descomunal, hasta convertirlos en esclavos a aquellos que no pueden pagarlos.

Y tampoco es que ellos puedan pasar desapercibidos de alguna forma u otra, ya que son distinguidos por el blanco de su pelo, el color del pelo de la Madre Cielo.

Zélie

Nuestra historia comienza cuando el rey decide aumentar los impuestos y Zélie y su familia no pueden pagarlos. Zélie es la única diviner de su familia luego de que asesinaran a su madre, una Parca, durante el asalto.
Para conseguir dinero para pagar los impuestos de este mes, y con suerte los del mes siguiente, ella decide ir a Lagos, capital de Orïsha a vender un muy buen pescado. A pesar de las insistencias de su hermano Tzain en ir él, Zélie decide entrar a la ciudad sola. Luego de vender el pescado y de camino a la salida de la ciudad, Zélie se topa de bruces con una extraña kosidán que está siendo perseguida por los guardias y que le pide su ayuda a gritos. A pesar de que Tzain le rogó que no se metiera en problemas, Zélie se decide a ayudarla aun sabiendo que hacerlo puede causarle la muerte.

Tzain y Nailah

Luego de escapar por los pelos y declarar su sentencia de muerte en Lagos, Zélie logra huir gracias a la ayuda de Tzain y de Nailah, su leonaria. Cuando se enteran que en realidad han ayudado a escapar a la princesa Amerie, fugitiva por robar un pergamino muy importante, Zélie definitivamente cree que su cabeza ya tiene un precio muy alto. Pero ningún precio es suficiente cuando se entera que el pergamino robado es un artefacto mágico capaz de devolverle la magia a Orïsha.

—Mientras nos falte la magia, nunca nos tratarán con respeto. Tienen que saber que podemos contraatacar. Si ellos queman nuestras casas, nosotros quemaremos también las suyas.

Empecé este libro sin tener la más mínima idea de qué trataba y puedo decirles que va directo a mis favoritos del año.

Es un libro que está lleno de acción, en todo momento están sucediendo cosas. Los personajes en ningún momento se quedan quietos.

La historia se encuentra narrada desde varios puntos de vista, y los personajes están tan bien construidos que no es necesario leer el subtítulo de quién narra dicho capítulo ya que las voces se distinguen perfectamente. También se puede distinguir una gran evolución en todos los personajes. Ellos también me parecieron muy humanos, ya que podemos conocer sus miedos, inseguridades y sus deseos, pero a la vez los vemos dudar cuando se enfrentan a distintas situaciones límite o cuando deben enfrentarse a cosas que no conocen o que temen.

Me encantó muchísimo el trabajo de worldbuilding que hizo la autora. A medida que Zélie, Tzain y Amari van recorriendo el pañis y pasando por distintas locaciones, podemos sentir y acompañarlos en el gran desierto de Ibeji y en las selvas de Sokoto y Gombe.

Zélie y Amari

Les voy a transcribir algo que Tomi Adeyemi pone al final del libro en la parte de “Nota de la autora” porque es algo que te rompe el corazón:

Escribí Hijos de sangre y Hueso en una época en la que no paraba de ver en las noticias las historias de hombres, mujeres y niños negros desarmados a los que disparaba la policía. Sentía miedo, rabia e impotencia, pero este libro fue la única cosa que me hizo sentir que podía hacer algo para remediarlo.
Me dije que, si una sola persona lo leía y gracias a sus páginas cambiaba de forma de pensar o de sentir, entonces habría logrado hacer algo significativo contra un problema que, con demasiada frecuencia, me supera.
(…)
Como dice Zélie en su ritual: “Abogbo wa ni ọmọ rẹ nínú ẹjẹ àti egungun!”.
“Todos somos hijos de sangre y hueso”.
E, igual que Zélie y Amari, tenemos el poder para modificar las maldades del mundo.
Nos han doblegado durante demasiado tiempo.
Ahora es el momento de alzarnos.

Muchas gracias a Distribuidora Océano por mi ejemplar ♥.


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen en los comentarios su opinión y si les gustaría pertenecer a algún clan, en ese caso a cual, o si preferirían ser un kosidán. Yo creo que pertenecería al clan de las Parcas o al de los Abrasadores. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

Anuncios