Reseña | Choque de reyes – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que, al igual que su primera parte, me encantó.


CHOQUE DE REYES

FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

CUANDO LOS REYES ESTÁN EN GUERRA, TODA LA TIERRA TIEMBLA.

“Ahora hay más reyes en el reino que ratas en un castillo”, afirma uno de los personajes de Choque de reyes. Y es que después de la sospechosa muerte de Robert Baratheon, el monarca de los Siete Reinos, su hijo Joffrey ha sido impuesto por la fuerza, aunque “quienes realmente gobiernan son su madre, un eunuco y un enano”, como dice la voz del pueblo. Cuatro nobles se proclaman, a la vez, reyes legítimos, y las tierras de Poniente se estremecen entre guerras y traiciones. Y todo este horror se encuentra presidido por la más ominosa de las señales: un inmenso cometa color sangre suspendido en el cielo.

En esta novela prodigiosa nada es realmente lo que parece ser. Los protagonistas, trazados con una complejidad asombrosa, son capaces de hacerse odiar o amar desde las primeras páginas. George R. R. Martin, con pulso firme y enérgico, vuelve a ofrecernos un brillante despliegue de personajes, en una trama rica, densa y sorprendente. Nos convierte en testigos de luchas fratricidas, intrigas y traiciones palaciegas en una tierra maldita por la guerra, donde fuerzas ocultas se alzan de nuevo y acechan para reinar en las noches del largo invierno que se avecina.

MI OPINIÓN

Choque de reyes es el segundo tomo de la saga de fantasía épica, Canción de Hielo y Fuego, la cual comienza con Juego de Tronos, escrita por George R. R. Martin. Por lo que fue el segundo libro que tocaba leer para la Lectura Conjunta de Hielo y Fuego que estamos organizando con Santi de Diario de Friki.

Para ponerlos un poco al tanto de qué pasó en el primer libro, voy a tener que hacer un poquito de spoiler, porque como me dijeron a mi una vez, Canción de Hielo y Fuego es como si fuese un gran libro dividido en tomos, porque ahora que estoy leyendo Tormenta de espadas, el tercer tomo, me doy cuenta de que es realmente eso. La trama de estos libros está tan perfectamente hilada que es podes leer el primer libro, el segundo y el tercero, y así seguir, todos de corrido, porque las historias siguen de un tomo al otro, no es que estén separados por graaandes sucesos entre ellos.

—(…) el poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos.
—Entonces, ¿el poder es una farsa?
—Una sombra en la pared —murmuró Varys—. Pero las sombras pueden matar. Y a veces, un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande.

Joffrey “Baratheon”

Al morir su padre, Joffrey Baratheon, un niño de unos catorce años más o menos, quizás menos, queda como legítimo rey (en teoría) de los Siete Reinos. Al ser menor de edad, es su madre, Cersei de la casa Lannister, quien gobierna por el como Reina Regente. Aunque también tiene ayuda de su tío, el Gnomo Tyrion Lannister, quien se encuentra en el cargo de la Mano del Rey; es decir, es quien tiene que aconsejar al Rey, un niño de catorce años completamente incompetente que no sabe nada acerca de gobernar.

Luego de la muerte de Ned Stark en Juego de Tronos, su hijo primogénito, Robb Stark, comienza una rebelión en el norte juntando a todos sus vasallos para ir rumbo a Desembarco del rey a vengar la muerte de su padre. No ha perdido ninguna de las batallas que se le ha presentado por delante, y por ello, su gente lo proclama Rey en el Norte (en inglés suena mucho más bonito “King in the north”).
Aquí ya vamos dos reyes de cuatro.

Robb, escena de la serie en la que lo proclaman Rey en el Norte

La gran hazaña de Ned, que lo llevó a directo a la decapitación, fue enviar cartas a todos los nobles de Poniente contando la gran verdad. Y es que Joffrey es en realidad hijo de Cersei con su hermano Jaime Lannister. Joffrey es hijo del incesto, por lo que no es el legítimo heredero al trono de Poniente, sino que por línea directa, el heredero sería el hermano mayor de Robert, Stannis de la casa Baratheon.

Stannis es un hombre regio y honorable que, gracias a la carta de Ned Stark, se autoproclama el verdadero Rey de los Siete Reinos, Rey de los Ándalos y de los primeros hombres. Por lo que Stannis comenzará a llamar a sus vasallos y a todos aquellos que le juraron lealtad para tomar, por la fuerza, el trono de hierro.

Por otro lado, tenemos al hermano menor de Robert, Renly Baratheon, que piensa que Stannis no es la persona ideal para reinar sobre Poniente. Y cree que la persona encomendada para este trabajo es él mismo. Así que Renly hará lo mismo que Stannis, llamará a sus vasallos y comenzará a congregarse una multitud de seguidores que lo aman, y que creen que él sí debería sentar su culo en el incómodo trono de hierro.
Así que aquí tenemos a los cuatro reyes, todos disputando, reclamando y bañando en sangre las tierras del reino.

—¿Ha habido jamás alguna guerra en la que solo sangrara un bando?

Por otro lado, tenemos al resto de la casa Stark. Sansa sigue como invitada aka prisionera de Cersei Lannister en Desembarco del Rey. Sigue siendo la prometida de Joffrey y tiene que aguantar todos los martirios por los que él la hace pasar.

También tenemos a Arya Stark, la hija más joven de su casa, que luego de presenciar la muerte de su padre de manos del verdugo, es arrastrada por las tierras de Poniente junto a otra cantidad de niños, ladrones, asesinos y violadores, rumbo al Muro. El hombre de la guardia de la noche que la acogió en Desembarco del rey le dijo que camino al Muro puede dejarla rumbo a Invernalia, su hogar.

Y en el norte, en Invernalia tenemos a los dos más pequeños de los Stark, Bran y Rickon. Bran el Roto es el señor de Invernalia en ausencia de Robb, por lo que se dedicará a atender los asuntos que todo señor de su casa debe tratar.
Bran también deberá a empezar a comprender qué son esos sueños a los que se ve arrastrado al dormir. Puesto que sueña que se encuentra en la piel de su lobo huargo Verano, corre, caza y se mueve siendo el; sueños de lobo los llama.

Y aún más al norte tenemos a Jon Snow. El chico bastardo de la casa Stark. En el libro anterior, Jon se fue al Muro a unirse a la Guardia de la Noche, y ahora, junto a sus hermanos, se encuentra marchando fuera del Muro rumbo a tierras salvajes. Los salvajes se han estado reuniendo y amotinando, y los hombres de la Guardia de la Noche no saben porqué, y esa es la razón por la que marchan fuera de la gran barricada de hielo, para descubrir qué se traen entre manos.

Al este de Poniente nos encontramos con Daenerys Targaryen, la última de su casa y madre de tres dragones. Sí, dragones de verdad y son lo mejor que yo tengo en este universo. Podría explotar Poniente y toda su gente mientras que me dejen a los dragones tranquilos, vivos y quemando personas al son de “Dracarys”.
Dany se encuentra atravesando una fea etapa luego de que la mayor parte de su khalasar decidiera abandonarla al morir Khal Drogo. Dany deberá atravesar desiertos y el mar de hierba para intentar llevar la poca gente que le sigue a algún sitio seguro, para luego abastecer a su pueblo y a sus dragones.

—No soy la niña asustada que conocisteis en Pentos. Sí, solo he vivido quince días de mi nombre… pero soy tan anciana como las viejas del dosh khaleen, y a la vez, tan joven como mi dragones, Jorah. He parido un hijo, quemado a un khal y cruzado el desierto rojo y el mar dothraki. Mi sangre es la sangre del dragón.

Al igual que el primer tomo, este se corresponde con la temporada de la serie, y es exactamente idéntico. Hay algunos detalles que, obviamente, se encuentran más abarcados en el libro, pero en general, la adaptación de la segunda temporada es demasiado fiel a esta.
Me encantó conocer, gracias a este libro, teorías y profecías (como la de Azor Ahai) que luego HBO tiraría por la borda en las temporadas seis, siete y ocho de la serie, dejando hilos y tramas sin sentido y rabia entre los fans.

Choque de reyes me enseñó a querer un poquito a Sansa Stark, o quizás fue que en la octava temporada de la serie la amé muchísimo y eso lo reflejé en el libro, no lo sé. Se ve en su personaje una clara evolución, ya no es la niñita estúpida que conocimos en el primer libro, sino que ahora se encuentra intentando hacer lo posible para pasar lo menos advertida por Cersei y por Joffrey y, con ello, intentar sobrevivir.

Al resto de los Stark los amo desde el primer libro, a todos menos a Bran. Le tengo más aprecio al pequeño Rickon, un niño de cuatro años que literalmente no hace nada, antes que a Bran el Roto. He desarrollado una especie de antipatía grave hacia Bran que no creo que se cure con nada. Me parece un niño muy aburrido, aunque es cierto que está tratando de sobrevivir y está cargando con una carga muy pesada para él (Invernalia), me sigue pareciendo un personaje de lo más simple y aburrido.
Les soy completamente sincera, si les digo que al leer los capítulos narrados desde su punto de vista, a veces los leía muuuuy por arriba e incluso creo que llegué a saltearme enunciados y capaz hasta un párrafo completo.

Con respecto a otros personajes, Joffrey sigue evolucionando cada vez más hacia un personaje detestable que se merece una muerte lenta y dolorosa. Mientras que con Cersei Lannister tengo muchos sentimientos encontrados. Es una villana y es de lo peor, pero a la vez es un personaje que está tan, pero tan bien construido, que incluso me daría pena. El mundo necesita el corazón negro y la maldad de esta mujer.

Y por último, Tyrion me parece, por sobre todo el mundo, el ser más inteligente de estos libros. Es también un personaje tremendamente bien construido, y el que gracias a su puesto como Mano del Rey, pudo desempeñar su trabajo con excelencia, y sin su presencia Desembarco del Rey hubiera caído en manos de la primer persona que los atacara.

Con respecto a la trama, el libro es fantástico. Se encuentra repleto de tramas, cada una más compleja que la anterior, que van convergiendo de a poco y llevándose todo a su paso. George R. R. Martin sí que sabe crear tramas oscuras y, por sobre todas las cosas, sabe crear escenas de batallas y de guerras. Sin lugar a dudas, las escenas de las guerras entre los reyes, y no esto no es spoiler porque el libro se LLAMA CHOQUE DE REYES, son tremendas y están demasiado bien construidas.
Se puede vivir en carne propia el estar batallando junto con tus compañeros; o incluso, hay escenas en las que nos enteramos de batallas desde los puntos de vista de otros personajes, los cuales se enteran qué sucedió, y la narración es tan bien hecha que podemos imaginarnos perfectamente toda la escena.

Arya Stark

El worldbuilding de esta saga es tremendo, y de este tomo más todavía, puesto que nos encontramos con Arya recorriendo muchos lugares de Poniente, y con Jon yendo más allá del muro, y las descripciones son tales que podemos apreciar cada detalle e imaginarnos con mucha claridad los paisajes y las locaciones por las que los personajes van atravesando.

No quiero alargarlo mucho más, pero Choque de reyes fue un libro tremendo, que quizás peca por algunas escenas que no me parecieron del todo importantes (todos los capítulos de Bran, por ejemplo) y por eso se me hizo un poco más cuesta arriba comparado con Juego de Tronos.

Para mí estos libros son lentos de leer, ya que lo leí mayormente en las vacaciones de turismo, y aun así que no tenía nada para hacer, me leía con suerte 100/150 páginas por día. Son tan abarcativos que se me llegan a hacer lentos y pesados, pero sin embargo la historia es tan atrapante y está tan bien narrada que no quiero dejar de leer, y tampoco encuentro que sea algo malo el que me lleve su tiempo leerlo.

Ya voy unas 250 páginas de Tormenta de espadas pero déjenme decirles que la historia lo único que hace es mejorar.


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.