Reseña | El imperio final – Brandon Sanderson

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que me ENCANTÓ.


EL IMPERIO FINAL

FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes y a su inmortalidad. Lo ayudan “obligadores” e “inquisidores”, junto a la poderosa magia de la alomancia. Pero los nobles a menudo han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los “nacidos de la bruma”. Ahora Kelsier, el “sobreviviente”, el único que pudo huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos, unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años, logren cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

MI OPINIÓN

El imperio final es el primer libro con el que comienza la saga de fantasía épica (antes trilogía) de Nacidos de la Bruma (o Mistborn) escrita por Brandon Sanderson. Esta es una de sus sagas más conocidas, por no decir LA MÁS, pero creo que compite por el podio con la saga de El archivo de las tormentas.
Hace muchísimos años que quiero leer estos libros y realmente no me había animado, pero este es el año de la fantasía épica para mí y dije sí o sí la tengo que leer. Y en verano aproximadamente, nos pusimos a discutir por Twitter con Romina de Cronista de libros y Agustina de Agusthereader y decidimos planear una lectura conjunta de los primeros tres libros de la saga, es decir de la trilogía original.

El libro lleva el título de El imperio final, OJO, no sólo porque se trate de la caída de un imperio, sino porque ese mismo imperio se llama El imperio final. Cuando descubrí esto al ir leyendo me atacó una risa indescriptible, querido Sanderson, ¿no había un nombre mejorcito?
En este imperio viven los nobles y los skaa, que son los trabajadores de clase baja, preferentemente esclavos. Este imperio lleva unos mil años bajo el duro gobierno de el Lord Legislador; un hombre que mantiene aplacados a los skaa, obligándolos a trabajar en base al miedo y gracias a la alomancia, que es un tipo de magia en base a los metales.

Algunos de los nobles también poseen estos poderes que tiene el Lord Legislador en base a la alomancia. Sin embargo, también existen los bastardos, sí como en Game of Thrones; sólo que en este caso, sucede cuando un noble mantiene relaciones sexuales con mujeres skaa. Según la ley, los nobles tienen permitido “divertirse” con estas mujeres, siempre y cuando las maten al final, justamente para que no nazcan bastardos skaa con poderes alománticos (no siempre sucede, pero así se evita que un skaa herede estos poderes). Y además, existen los nacidos de la bruma, que son aquellos que pueden dominar todos los metales, no sólo uno como los brumosos, que pueden dominar un sólo metal.
Imaginen lo fácil que le habría ido a Jon Snow en el Muro si fuera un nacido de la bruma.

Y acá nos encontramos con nuestros dos personajes principales: Kelsier y Vin. Kelsier es “El Superviviente”, es la única persona que sobrevivió a los Pozos de Hathsin, obvio que es un skaa, a los nobles no los mandan a los Pozos. Kelsier es un ladrón de “alta gama” muy reconocido que además es un nacido de la bruma. Por otro lado, tenemos a Vin, una skaa que siempre ha vivido en los barrios bajos, moviéndose de aquí para allá, intentando sobrevivir siendo parte de bandas de ladrones callejeros. Vin siempre ha tenido una especie de “suerte” que le ha permitido sobrevivir sin que la maten o la hieran en demasiada gravedad.
Juntos, quizás la rebelión skaa tenga posibilidades.

Si alguno de las futuras personas está leyendo esta entrada y quiere leer El imperio final, les recomiendo tener esta tabla a mano, es ideal para no marearse en cuánto a nombres y terminologías.

METALEFECTOTÍTULO BRUMOSO
HierroTira de metales cercanosAtraedor
AceroEmpuja metales cercanosLanzamonedas
EstañoAmplía los sentidosOjo de estaño
PeltreAmplía las habilidades físicasBrazo de peltre, / violento
ZincAplaca emocionesAplacador
LatónEnciende emocionesEncendedor
CobreOculta la alomanciaAhumador
BronceDescubre la alomanciaBuscador

Lo primero que debo decir, que me choqué de frente con El imperio final. El primer libro que leí de Sanderson fue Escuadrón, y sé que no debía esperar ni el mismo ritmo de la trama ni nada por el estilo, porque para empezar, Escuadrón es ciencia ficción y El imperio final es fantasía épica; pero realmente no esperaba que el ritmo de lectura fuera tAN LENTO. Sin embargo, era realmente necesario que llevara ese ritmo.
Yo sinceramente llegó un punto en el que estaba perdida y que tenía que releer algunas páginas o fragmentos específicos porque no sabía donde estaba o quien era quién; y realmente no me imagino qué pesadilla sería si tuviera un ritmo muy rápido o si estuviera plagado de acción cada cinco páginas.

El sistema de magia de El imperio final es tan complejo y bien logrado que necesita que el libro sea lento para poder darse a entender. Al principio es confuso llevarle el hilo acerca de empujar o acercar metales, o qué metal hace qué; por lo que la tabla de arriba es 100% recomendada.

Esto es nuestro. La noche, las brumas: nos pertenecen. Los skaa evitan las brumas como si fueran la muerte. Los ladrones y los soldados salen de noche, pero también las temen. Los nobles fingen indiferencia, pero las brumas los incomodan. Las brumas son tus amigas Vin. Te ocultan, te protegen… y te dan poder. Según la doctrina del Ministerio, algo rara vez compartido con los skaa, los nacidos de la bruma son descendientes de los únicos hombres que permanecieron fieles al Lord Legislador durante los días anteriores a su Ascensión. Según otras leyendas somos algo que está incluso más allá del poder del Lord Legislador, algo que nació ese día cuando las brumas cayeron por primera vez sobre la tierra.

Es un libro que tiene acción, pero ésta se concentra mucho más al final, al comienzo casi que no existe. Es, como ya mencioné, un libro bastante introductorio, pero que no carece para nada de trama.
Incluso antes del inicio de cada capítulo hay un pequeño párrafo o frase al que hay que prestarle muchísima atención porque éste luego comienza a tener sentido y es necesario intentar descifrar si habla de acontecimientos pasados o futuros.

Voy a reconocer el pequeño detalle de que después que lo terminé mi cerebro necesitó un descanso y tenía que leer sí o sí algo que estuviera completamente alejado de la fantasía y sin términos raros ni que tuviera que pensar mucho.

Ambos personajes principales me parecieron muy bien construidos, sin embargo con algunos tuve algunas pegas más que con otros.
El personaje de Kelsier me pareció sumamente complejo y muy bien desarrollado. Es un hombre de 30 y poquitos años, nacido de la bruma (tiene la capacidad de dominar todos los metales) y tiene uno de los más grandes egos que he tenido la oportunidad de leer. A lo largo de la trama podemos ir conociendo cosas acerca de él, de sus miedos e incluso de lo que le sucedió en los Pozos. Siempre hay que tener cuidado con lo que él nos dice, ya que Kelsier es mega fan de los secretos.

Por otro lado, Vin es todo lo contrario. Es una chica de dieciséis años, demasiado reservada, que le cuesta muchísimo confiar en los demás, y pensar que todos los que le rodean no van a abandonarla. Vin tuvo algunas cosas que no me cerraban, y no quiero decir que Sanderson no trató del todo bien a su único personaje femenino, pero es que me da esa sensación. Tenía unas actitudes que me hacían revolear los ojos, principalmente con el tema de que no puede confiar en nadie, y segundo se ofendía y se armaba un escándalo mental cuando no se le tomaba en cuenta en ciertos planes.

Tranquilos, no existe un romance entre nuestros dos personajes principales, eso sería una aberración. Kelsier es prácticamente un padre para Vin, e incluso en algunos momentos le dice que su esposa (muerta) le hubiese encantado tener una hija como ella. Es una relación padre-hija muy bonita, que se complementaba mucho en ambas direcciones.

La idea de que alguien pueda jugar con sus emociones, de que pueda “místicamente” obligarlos a hacer ciertas cosas los hace sentirse incómodos. De lo que no se dan cuenta, y tú debes hacerlo, es que manipular a los demás es algo que todo el mundo hace.

Sanderson, me paro de manos con la construcción de este mundo. Sin lugar a dudas nos quedan muchísimas cosas por descubrir aun de El imperio final en los siguientes libros, pero está todo demasiado bien detallado y fluye demasiado bien esta historia.

A pesar de que tiene un final bastante cerrado, muero de ganas de leer El pozo de la ascensión, cuando le haya dado paz a mi cerebro.


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

6 comentarios en “Reseña | El imperio final – Brandon Sanderson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s