Reseña | Danza de dragones – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que me encantó, pero que me produjo tristeza y dolor en el corazón el haberlo terminado.


FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

Después de una colosal batalla, el futuro de los Siete Reinos pende de un hilo, acuciado por nuevas amenazas que emergen de todos los rincones y en todas direcciones. En el este, Daenerys Targaryen, el último eslabón de la Casa Targaryen, gobierna con sus tres dragones como la reina de una ciudad construida sobre polvo y muerte. Pero Daenerys tiene miles de enemigos, y muchos se han propuesto dar con ella. A medida que ellos la buscan, un joven emprende su propio camino hacia la reina, con un objetivo diametralmente distinto.

Tyrion Lannister también se dirige hacia Daenerys mientras escapa de Poniente, donde le han puesto precio a su cabeza. Sus nuevos aliados en esta huida, no obstante, no son los malhechores que aparentan ser, y entre ellos se encuentra aquel que podría impedir que Daenerys tome el control de Poniente para siempre.

Mientras tanto, al norte se halla el colosal Muro de Hielo. Allí, Jon Nieve enfrentará el más grande de los retos: sus más acérrimos enemigos no sólo forman parte de la guardia que dirige, sino que se extienden más allá de la tenebrosa tierra de las criaturas de hielo.

De todos los rincones, enconados conflictos cobran nuevos bríos, traiciones íntimas se perpetran y un gran elenco de proscritos y sacerdotes, soldados y criaturas camaleónicas, nobles y esclavos, enfrentarán obstáculos en apariencia insuperables. Algunos fracasarán, otros crecerán en la fuerza de la oscuridad. Pero en tiempos de agitación in crescendo, los hilos del destino y la política arrastrarán a los personajes y al lector, inevitablemente, a la más espectacular de las danzas.

MI OPINIÓN

Y bueno, aquí estamos. Mirando hacia atrás, a aquel enero de este año en el que comenzaba el primer libro, Juego de tronos, realmente no me imaginaba en esta situación. Para mí el reto de leer Canción de Hielo y Fuego en un año era muchísimo, y estoy mega orgullosa de mí de haberlo conseguido.
Muchas gracias a Santi por haberme acompañado moralmente (y en espíritu) en esta lectura conjunta y sobretodo a Romi por haber leído los libros conmigo y haber vivido de forma tan intensa sus lecturas.

Como les dije en el post de la reseña de Festín de cuervos, dicho libro y Danza de dragones pueden leerse a la vez alternando sus capítulos porque ambos libros suceden en la misma línea temporal pero en diferentes lugares, y por eso me cuesta mucho distinguir ambos libros por separado.

En Danza de dragones tenemos a nuestros protagonistas favoritos, o al menos a los míos, Jon, Tyrion, Daenerys y un poquito de Arya. Jon sigue allá clavado en el Muro, ahora como Lord Comandante de la Guardia de la Noche y se encuentra entre la espada y el muro ya que muy pocos de sus compañeros están de acuerdo con que un chico de diecisiete años sea quien está a cargo, y por tanto son muy pocos los que lo apoyan y están de acuerdo con sus decisiones.
A lo largo de su mandato, Jon descubrirá que el equivocarse puede costarle mucho, por no decir, todo lo que tiene.

No disfrutarás mucho de tu mandato, pero creo que tienes la fuerza para hacer lo necesario. Mata al niño, Jon Nieve. El invierno se nos echa encima. Mata al niño y que nazca el hombre.

Por otro lado, atravesando el mar de Essos y en una tremenda odisea, tenemos a Tyrion. Cersei le ha puesto un precio a su cabeza, y el enano se encuentra huyendo de Poniente luego de cometer parricidio. En su viaje, conocerá a muchos personajes, algunos relevantes y otros no tanto, que supondrán un cambio en la mente de Tyrion en ese momento. Él se encuentra en camino a Mereen, en busca de Daenerys, a quien no es devotamente fiel todavía, pero piensa llegar y venderle su sabiduría acerca de Poniente a cambio de que ella no le corte la cabeza, simple, ¿no?
Sus capítulos se me hicieron bastante de relleno, aunque sí son importantes por las grandes cosas que va descubriendo Tyrion a lo largo de su viaje.

Daenerys mientras tanto, se encuentra rodeada de enemigos por doquier, está gobernando Mereen, o intentándolo, y poco a poco se verá envuelta cada vez en más guerras, sin encontrar la posibilidad de triunfar en alguna de ellas. Pero la guerra principal se encuentran dentro de los muros de su propia ciudad, y es que algunos conocidos bajo el seudónimo de Hijos de la Arpía, están cometiendo numerosos asesinatos todas las noches porque están disconformes con la ley promulgada por la reina acerca de la abolición de la esclavitud.
Es uno de los personajes que tiene más desarrollo en este libro, a mi parecer, ya que comparándola con la niña que era hace cuatro libros, ha crecido inmensamente. Ya no se deja sobrepasar fácilmente, y ha aprendido, en base de a prueba y a error, las artes del juego de tronos.

—Sé que pasó la infancia en el exilio y la pobreza, alimentándose de sueños y planes, huyendo de una ciudad a otra, siempre con miedo, nunca a salvo, sin más aliados que un hermano que, según se dice, estaba medio loco. Y que vendió la virginidad de su hermana a los dothrakis por la promesa de un ejército. Sé que por allí, enmedio de la hierba, nacieron sus dragones, y, en cierto modo, ella también. Sé que es orgullosa, ¿cómo no iba a serlo? ¿Qué le queda, si no el orgullo? Sé que es fuerte, ¿cómo no iba a serlo? Los dothrakis desprecian la debilidad. Si Daenerys fuera débil, habría muerto, igual que Viserys. Y sé que es fiera. Astapor, Yunkai y Mereen lo demuestran. Ha cruzado el mar de hierba y el erial rojo; ha sobrevivido a intentos de asesinato, conspiraciones y hechizos, y ha llorado a un hermano, a un esposo y a un hijo, para reducir a polvo las ciudades esclavistas bajo sus lindas sandalias.

Fuente

De Arya no tenemos muchos capítulos, pero lo que sí sabemos es que ella continúa en Braavos, intentando ganarse el favor de el Dios de Muchos Rostros.
Y por otro lado, tenemos unos capítulos finales de Cersei intentando cerrar su trama que dejó abierta en el libro anterior.

Danza de dragones deja muchas tramas abiertas, por no decir todas, para que exploten todas en la epicidad que se vendrá (o espero) en Vientos de invierno. Este libro, junto con Juego de tronos y Tormenta de espadas es de mis favoritos. Qué curioso que los que más me gustaran son los impares, considerando que odio esos números. Lo que tienen en común los tres libros es que están cargadísimos de acción y tensión por dónde se los mire.

Las tramas que me resultaron de lo más aburridas fueron las de Theon y las de Victarion. Lo que tenían de interesante las de Theon era ver todo el trabajo psicológico que el autor hizo con el personaje, al demostrar el maltrato por el que pasó y por el que pasa aun.
Y por otro lado, supongo que los Greyjoy tendrán una trama importante en la guerra que viene en camino, pero aún así, sus capítulos me resultaron densos.

Y bueno, ya está. Ahora solo resta esperar a que el gordo Martin se decida a publicar Vientos de invierno algún día, si es que sucede. No puedo creer todavía que este año me leí la saga de Canción de Hielo y Fuego completa, y todavía no caigo en que no tengo más Juego de tronos para leer; es decir, sí tengo Fuego y Sangre o El caballero de los Siete Reinos, pero no es lo mismo, no siguen la misma trama, no voy a seguir a los mismos personajes. Haber llegado al final me causa una desazón que no pueden imaginar. Siento que he dejado un gran amigo atrás, pero que es de esos a los que siempre puedo volver, y que siempre van a estar ahí para mí. Qué bonito que un libro (o en este caso una saga) nos produzca algo así, ¿no?

En algún lugar, bajo aquellos tejados, los Hijos de la Arpía estarían reunidos, tramando planes para matarla, para matar a todos sus seres queridos, para volver a encadenar a sus hijos. Allí abajo, en algún lugar, un niño hambriento lloraba pidiendo leche. En algún lugar, una anciana agonizaba. En algún lugar, un hombre y una doncella se abrazaban, se desnudaban mutuamente con manos ávidas. Pero allí arriba solo existía la luna sobre las pirámides y los reñideros, sin atisbo de lo que sucedía abajo. Allí arriba solo estaba ella.

Gracias a George R. R. Martin por crear esta historia.



Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

4 comentarios en “Reseña | Danza de dragones – George R. R. Martin

  1. “sobretodo a Romi por haber leído los libros conmigo y haber vivido de forma tan intensa sus lecturas”. Lloranding, y es literal. Gracias por insistir en que le diera una oportunidad, porque lo que sentí leyendo Canción de Hielo y Fuego no lo había sentido jamás con un libro. Y aplausos y victoreo para nosotras por haber leído cinco libros de casi mil páginas cada uno en UN AÑO.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s