Reseña | Fuego y sangre – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están llevando la cuarentena? Yo no muy bien, básicamente estoy harta de estar encerrada, pero bueno, no me queda otra JAJA. Hoy les traigo la reseña de un libro que está lleno de fuego, sangre, traiciones y muerte.


FUEGO Y SANGRE

FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

Siglos antes de que tuvieran lugar los acontecimientos que se relatan en «Canción de hielo y fuego», la casa Targaryen, la única dinastía de señores dragón que sobrevivió a la Maldición de Valyria, se asentó en la isla de Rocadragón.

Este es el primero de dos volúmenes, donde el autor de Juego de tronos nos cuenta, con todo lujo de detalles, la historia de tan fascinante familia, empezando por Aegon I Targaryen, creador del icónico Trono de Hierro, y seguido por el resto de las generaciones de Targaryen que lucharon enconadamente por conservar el poder y el trono, hasta la llegada de la guerra civil que estuvo a punto de acabar con ellos.

¿Qué pasó realmente durante la Danza de los Dragones? ¿Por qué era tan peligroso acercarse a Valyria después de la Maldición? ¿Cómo era Poniente cuando los dragones dominaban los cielos? Estas, y otras muchas, son las preguntas a las que responde esta monumental crónica, narrada por un erudito maestre de la Ciudadela, que anticipa el ya conocido universo de George R. R. MartinFuego y sangre brindará a los lectores la oportunidad de tener otra visión de la portentosa y sangrienta historia de Poniente. Esta obra, magníficamente ilustrada con ochenta láminas inéditas de Doug Wheatley, se convertirá, sin duda, en una lectura ineludible para todos los fans de la aclamada serie.

MI OPINIÓN

Como gran fan de Canción de Hielo y Fuego, tenía muchísimas ganas de leer este libro, aunque me echaba un poco para atrás el hecho de que sea un libro de historia, y el hecho de que Martin nos va a tener esperando aun más por Vientos de invierno. El grosor del libro no me intimidaba tanto, Martin nos tiene acostumbrados a ello.

Fuego y sangre es el primer libro de una bilogía a modo spin-off escrita por George R. R. Martin, el autor de Game of Thrones (Juego de tronos). Esta bilogía, de la que solo existe el primer libro por ahora, narra la dinastía de los Targaryen.
Este libro esta escrito por un archimaestre de la Ciudadela de Antigua; y comprende desde el reinado de Aegon I, el Conquistador, hasta la regencia de Aegon III, el Veneno de Dragón.
Fuego y sangre comienza 300 años antes de los sucesos de Juego de tronos; cuando Aegon I llega a Poniente junto con sus dos hermanas-esposas Rhaenys y Visenya.

Es literalmente un libro de historia, que aunque fue denso, porque está muy detallado y narra todas las relaciones que tuvieron los Targaryen a lo largo de sus reinados, batallas, muertes, traiciones, romances, leyes, rivales, grandes guerras y un largo etcétera.
Desde mi humilde posición como lectora de fantasía, me paro y aplaudo a Martin por lo que consiguió con esta historia. Nunca jamás un libro de historia se me hizo tan entretenido.

Para los que leímos los libros, y a los que vieron la serie también les debe de haber pasado, es que abunda la mitología acerca de los dragones. Y para mí, una fan de los dragones desde pequeña, este libro y el hecho de que Martin ahondara en ello me pareció una maravilla.

Tres días después, en el Septo Estrellado, su altísima santidad en persona ungió a Aegon con los siete óleos, lo coronó y lo proclamó Aegon de la casa Targaryen, el primero de su nombre, rey de los ándalos, los rhoynar y los primeros hombres, señor de los Siete Reinos y Protector del Reino.
(…)
La nueva ciudad se llamaría Desembarco del Rey, y desde allí reinaría Aegon el Dragón y celebraría audiencia sentado en un gran trono forjado con las espadas fundidas, retorcidas, machacadas y rotas de sus enemigos caídos, un peligroso asiento que pronto se conocería en el mundo como el Trono de Hierro de Poniente.

Es un libro al que recomiendo muchísimo tanto a las personas que son fans de la casa Targaryen, como yo, o a aquellos que les interesa saber cómo Poniente llegó a ser lo que era al inicio de Juego de tronos. Desde descubrir que el Trono de Hierro está conformado por las espadas de los enemigos caídos de Aegon el Conquistador (aunque esto lo más avispados seguro que lo sabían). A ver cómo el último rey Stark del Norte, agachó la cabeza sin presentar batalla para que su pueblo no fuera castigado con la ira de Aegon I, y pasó de ser rey a ser Guardián del Norte. A ver cómo Altojardín, gracias a los reyes dragón, queda en manos de los Tyrell, una familia de mayordomos, pasando luego a ser una de las familias más ricas de los Siete Reinos.
O cómo Dorne, por quienes algunos (yo) no dábamos ni tres pesos, presentó batalla una y otra vez porque no quería doblegarse a la voluntad del Dragón, y terminó siendo parte de los Siete Reinos casi un siglo después de la Conquista de Aegon.

Un reino con dos reyes es como un hombre con dos cabezas.

Aegon, Visenya y Rhaenys

Pobre soberano es el que libra batallas contra sus propios señores y deja su reino abrasado, ensangrentado y sembrado de cadáveres.

No todo fue 100% color de rosas en esta historia. Cuando ya llegaba a las 600 páginas me pasaba de que confundía y se me mezclaban muchísimo los nombres y qué dragón era de quién. Esto pasa porque no sé qué onda tiene la casa Targaryen de que es gustan los nombres parecidos, entonces llegó un momento que no entendía a quien estaba leyendo.
Aunque para aquellos a los que les pasa igual, el libro trae (al final) un árbol genealógico y por allí pueden guiarse de a quienes están leyendo.

Fuente

Algo que me quedó realmente pendiente, y que no es explicado, pero ESPERO que Martin lo narre en algún momento, son los sucesos de la maldición de la antigua Valyria, la razón por la que los Targaryen llegan a Poniente por primera vez. Es algo que me carcome por dentro por la curiosdad; a ver, George, dame el gusto, y saca una mini novela que relate qué sucedió.
Gracias.

Fuego y sangre está acompañado por unas hermosas ilustraciones a blanco y negro creadas por Doug Wheatley. Las ilustraciones hacen que el texto sea mucho más ameno, ya que muchas de ellas muestran los rostros de los personajes y hacen que sea más fácil identificar cada uno y el papel que cumplen en la historia.

A pesar de que llegué a confundir los nombres, los siete reyes que conocemos en este libro están realmente bien definidos y distinguidos ente ellos. Son originales, profundos y complicados. Fuego y sangre nos permite conocer a cada uno de ellos, a lo que aspiraban, a quienes odiaban, a quienes estimaban y qué era lo que los motivaba a actuar.

Nosotros somos los dragones durmientes. Esos señores a los que les place la pernada son perros. ¿Por qué deben saciar su lujuria con doncellas que acaban de jurar amor a otro hombre? ¿Es que ellos carecen de esposas? ¿no hay meretrices en sus dominios? ¿Acaso han perdido el uso de las manos?

Fuego y sangre me dio la oportunidad, por fin, de saber qué era la Danza de los Dragones. Durante toda la saga de Canción de Hielo y Fuego nos vienen hablando de que la Danza de Dragones fue la batalla más sangrienta que han tenido los Siete Reinos en toda su historia, pero nunca se aclaraba qué había sucedido, hasta ahora.

La sangrienta lucha por el Trono de Hierro conocida como la Danza de los Dragones, librada entre el 129 y el 131 d.C., tuvo su origen medio siglo antes, durante el más largo y eminentemente pacífico reinado de que jamás haya gozado descendiente alguno del Conquistador: el de Jaehaerys Targaryen, el primero de su nombre, llamado el Conciliador.

En este tomo el archimaestre Gyldayn nos cuenta qué es lo que sucedió. A la muerte de Jaehaerys Targaryen, el Conciliador, quedaba en duda quién iba a sucederlo en el Trono. De su primer matrimonio, Rhaenyra, su hija mayor, a quien Jaehaerys había nombrado previamente hace varios años que era su sucesora y princesa de Roca Dragón por lo que, por palabra del rey, Rhaenyra debería suceder al rey.
Pero había dos problemas, Rhaenyra era mujer y tenía un hermano menor de parte del segundo matrimonio de su padre, Aegon II. A pesar de la proclamación del rey, que a su segunda esposa no le importó, en el momento de su muerte, ella nombró a su hijo Aegon II, rey de los ándalos, los rhoynar y los primeros hombres, señor de los Siete Reinos y Protector del Reino.

Dicho acto dividió Poniente en dos: los negros, seguidores de Rhaenyra, que recordaban con cariño al rey y que recordaban con honor haber participado de la declaración de éste. Y los verdes, amigos de la reina regente, a los que no les importaba lo dicho por el rey porque en la línea de sucesión, según el tratado del Consejo 101, el hombre va por delante de la mujer.

En tres ocasiones han intentado sustituirme mis propios parientes. Mi primo ser Arnold gusta de decir que las mujeres somos demasiado débiles para gobernar.Lo tengo en una de mis celdas del cielo, si queréis hablar con él del asunto. Cierto es que el príncipe Daemon trató cruelmente a su primera mujer; pero al margen del pésimo gusto de vuestra madre por sus consortes, sigue siendo nuestra reina legítima, además de sangre de mi sangre, una Arryn por parte de madre. En este mundo de hombres, las mujeres debemos cerrar filas.

Danza de los Dragones

Cuando lleguen los dragones, vuestras carnes arderán, se abrasarán y se transformarán en cenizas. Vuestras esposas bailarán con vestidos de fuego, gritando mientras arden, lúbricas y en cueros bajo las llamas. Y veréis llorar a vuestros hijos, hasta que los ojos se les fundan como gelatina y les chorreen por el rostro, hasta que su carne rosada se despegue de los huesos. El Desconocido viene, ya llega, ya llega, para purgar nuestras transgresiones. La oración no puede detener tal ira; no más que las lágrimas pueden sofocar las llamaradas de los dragones. Tan solo puede la sangre. Vuestra sangre, mi sangre, aun la de los dragones.

La historia denominada Danza de los Dragones a la lucha entre el rey Aegon II y su hermana paterna Rhaenyra, pero tan solo en Ladera danzaron verdaderamente los dragones. Tessarion y Bruma eran jóvenes, más ágiles en el aire que sus congéneres de mayor edad. Una y otra vez se acometieron, tan solo para apartarse en el último instante. Remontándose como águilas, precipitándose como halcones, trazaron círculos lanzando tarascadas y rugiendo, exhalando fuego, pero sin acercarse jamás. En una ocasión, la Reina Azul se desvaneció en un banco de nubes y reapareció un instante después para lanzarse sobre Bruma por detrás y abrasarle la cola con una llamarada cobalto. Entretanto, Bruma giraba, se ladeaba y volaba en bucles. Tan pronto estaba debajo su enemiga como, de repente, se retorcía en el cielo y aparecía por detrás. Más y más arriba volaron ambos dragones mientras centenares de personas observaban desde los tejados de Ladera. Alguien dijo que el vuelo de Tessarion y Bruma parecía más una danza nupcial que un combate. Tal vez lo fuera.

Muchas gracias a Penguin Random House por mi ejemplar ♥ .


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

3 comentarios en “Reseña | Fuego y sangre – George R. R. Martin

  1. Hola! Tengo este libro en casa desde hace tiempo, pero en la pila de pendientes porque hasta que no lea el resto de la saga, no quiero meterme en este berenjenal. Y falta para eso, así que ahí sigue… Veremos cuándo cumplo con esta meta.
    Gracias por tu reseña, súper completa.
    Un besote!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s