Reseña | Danza de dragones – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que me encantó, pero que me produjo tristeza y dolor en el corazón el haberlo terminado.


FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

Después de una colosal batalla, el futuro de los Siete Reinos pende de un hilo, acuciado por nuevas amenazas que emergen de todos los rincones y en todas direcciones. En el este, Daenerys Targaryen, el último eslabón de la Casa Targaryen, gobierna con sus tres dragones como la reina de una ciudad construida sobre polvo y muerte. Pero Daenerys tiene miles de enemigos, y muchos se han propuesto dar con ella. A medida que ellos la buscan, un joven emprende su propio camino hacia la reina, con un objetivo diametralmente distinto.

Tyrion Lannister también se dirige hacia Daenerys mientras escapa de Poniente, donde le han puesto precio a su cabeza. Sus nuevos aliados en esta huida, no obstante, no son los malhechores que aparentan ser, y entre ellos se encuentra aquel que podría impedir que Daenerys tome el control de Poniente para siempre.

Mientras tanto, al norte se halla el colosal Muro de Hielo. Allí, Jon Nieve enfrentará el más grande de los retos: sus más acérrimos enemigos no sólo forman parte de la guardia que dirige, sino que se extienden más allá de la tenebrosa tierra de las criaturas de hielo.

De todos los rincones, enconados conflictos cobran nuevos bríos, traiciones íntimas se perpetran y un gran elenco de proscritos y sacerdotes, soldados y criaturas camaleónicas, nobles y esclavos, enfrentarán obstáculos en apariencia insuperables. Algunos fracasarán, otros crecerán en la fuerza de la oscuridad. Pero en tiempos de agitación in crescendo, los hilos del destino y la política arrastrarán a los personajes y al lector, inevitablemente, a la más espectacular de las danzas.

MI OPINIÓN

Y bueno, aquí estamos. Mirando hacia atrás, a aquel enero de este año en el que comenzaba el primer libro, Juego de tronos, realmente no me imaginaba en esta situación. Para mí el reto de leer Canción de Hielo y Fuego en un año era muchísimo, y estoy mega orgullosa de mí de haberlo conseguido.
Muchas gracias a Santi por haberme acompañado moralmente (y en espíritu) en esta lectura conjunta y sobretodo a Romi por haber leído los libros conmigo y haber vivido de forma tan intensa sus lecturas.

Como les dije en el post de la reseña de Festín de cuervos, dicho libro y Danza de dragones pueden leerse a la vez alternando sus capítulos porque ambos libros suceden en la misma línea temporal pero en diferentes lugares, y por eso me cuesta mucho distinguir ambos libros por separado.

En Danza de dragones tenemos a nuestros protagonistas favoritos, o al menos a los míos, Jon, Tyrion, Daenerys y un poquito de Arya. Jon sigue allá clavado en el Muro, ahora como Lord Comandante de la Guardia de la Noche y se encuentra entre la espada y el muro ya que muy pocos de sus compañeros están de acuerdo con que un chico de diecisiete años sea quien está a cargo, y por tanto son muy pocos los que lo apoyan y están de acuerdo con sus decisiones.
A lo largo de su mandato, Jon descubrirá que el equivocarse puede costarle mucho, por no decir, todo lo que tiene.

No disfrutarás mucho de tu mandato, pero creo que tienes la fuerza para hacer lo necesario. Mata al niño, Jon Nieve. El invierno se nos echa encima. Mata al niño y que nazca el hombre.

Por otro lado, atravesando el mar de Essos y en una tremenda odisea, tenemos a Tyrion. Cersei le ha puesto un precio a su cabeza, y el enano se encuentra huyendo de Poniente luego de cometer parricidio. En su viaje, conocerá a muchos personajes, algunos relevantes y otros no tanto, que supondrán un cambio en la mente de Tyrion en ese momento. Él se encuentra en camino a Mereen, en busca de Daenerys, a quien no es devotamente fiel todavía, pero piensa llegar y venderle su sabiduría acerca de Poniente a cambio de que ella no le corte la cabeza, simple, ¿no?
Sus capítulos se me hicieron bastante de relleno, aunque sí son importantes por las grandes cosas que va descubriendo Tyrion a lo largo de su viaje.

Daenerys mientras tanto, se encuentra rodeada de enemigos por doquier, está gobernando Mereen, o intentándolo, y poco a poco se verá envuelta cada vez en más guerras, sin encontrar la posibilidad de triunfar en alguna de ellas. Pero la guerra principal se encuentran dentro de los muros de su propia ciudad, y es que algunos conocidos bajo el seudónimo de Hijos de la Arpía, están cometiendo numerosos asesinatos todas las noches porque están disconformes con la ley promulgada por la reina acerca de la abolición de la esclavitud.
Es uno de los personajes que tiene más desarrollo en este libro, a mi parecer, ya que comparándola con la niña que era hace cuatro libros, ha crecido inmensamente. Ya no se deja sobrepasar fácilmente, y ha aprendido, en base de a prueba y a error, las artes del juego de tronos.

—Sé que pasó la infancia en el exilio y la pobreza, alimentándose de sueños y planes, huyendo de una ciudad a otra, siempre con miedo, nunca a salvo, sin más aliados que un hermano que, según se dice, estaba medio loco. Y que vendió la virginidad de su hermana a los dothrakis por la promesa de un ejército. Sé que por allí, enmedio de la hierba, nacieron sus dragones, y, en cierto modo, ella también. Sé que es orgullosa, ¿cómo no iba a serlo? ¿Qué le queda, si no el orgullo? Sé que es fuerte, ¿cómo no iba a serlo? Los dothrakis desprecian la debilidad. Si Daenerys fuera débil, habría muerto, igual que Viserys. Y sé que es fiera. Astapor, Yunkai y Mereen lo demuestran. Ha cruzado el mar de hierba y el erial rojo; ha sobrevivido a intentos de asesinato, conspiraciones y hechizos, y ha llorado a un hermano, a un esposo y a un hijo, para reducir a polvo las ciudades esclavistas bajo sus lindas sandalias.

Fuente

De Arya no tenemos muchos capítulos, pero lo que sí sabemos es que ella continúa en Braavos, intentando ganarse el favor de el Dios de Muchos Rostros.
Y por otro lado, tenemos unos capítulos finales de Cersei intentando cerrar su trama que dejó abierta en el libro anterior.

Danza de dragones deja muchas tramas abiertas, por no decir todas, para que exploten todas en la epicidad que se vendrá (o espero) en Vientos de invierno. Este libro, junto con Juego de tronos y Tormenta de espadas es de mis favoritos. Qué curioso que los que más me gustaran son los impares, considerando que odio esos números. Lo que tienen en común los tres libros es que están cargadísimos de acción y tensión por dónde se los mire.

Las tramas que me resultaron de lo más aburridas fueron las de Theon y las de Victarion. Lo que tenían de interesante las de Theon era ver todo el trabajo psicológico que el autor hizo con el personaje, al demostrar el maltrato por el que pasó y por el que pasa aun.
Y por otro lado, supongo que los Greyjoy tendrán una trama importante en la guerra que viene en camino, pero aún así, sus capítulos me resultaron densos.

Y bueno, ya está. Ahora solo resta esperar a que el gordo Martin se decida a publicar Vientos de invierno algún día, si es que sucede. No puedo creer todavía que este año me leí la saga de Canción de Hielo y Fuego completa, y todavía no caigo en que no tengo más Juego de tronos para leer; es decir, sí tengo Fuego y Sangre o El caballero de los Siete Reinos, pero no es lo mismo, no siguen la misma trama, no voy a seguir a los mismos personajes. Haber llegado al final me causa una desazón que no pueden imaginar. Siento que he dejado un gran amigo atrás, pero que es de esos a los que siempre puedo volver, y que siempre van a estar ahí para mí. Qué bonito que un libro (o en este caso una saga) nos produzca algo así, ¿no?

En algún lugar, bajo aquellos tejados, los Hijos de la Arpía estarían reunidos, tramando planes para matarla, para matar a todos sus seres queridos, para volver a encadenar a sus hijos. Allí abajo, en algún lugar, un niño hambriento lloraba pidiendo leche. En algún lugar, una anciana agonizaba. En algún lugar, un hombre y una doncella se abrazaban, se desnudaban mutuamente con manos ávidas. Pero allí arriba solo existía la luna sobre las pirámides y los reñideros, sin atisbo de lo que sucedía abajo. Allí arriba solo estaba ella.

Gracias a George R. R. Martin por crear esta historia.



Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

Reseña | Festín de cuervos – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que, comparado con su antecesor, decayó un poco.


FESTÍN DE CUERVOS

FICHA TÉCNICA

SINOPSIS

Luego de siglos de guerras descarnadas, los siete poderes que dividen la tierra se han diezmado unos a otros hasta alcanzar una difícil tregua. Muy pocos reclamos legítimos existen ya por el Trono de Hierro, y la guerra que ha convertido al mundo en poco más que un desierto al fin ha terminado. O eso parece. pero no pasa mucho tiempo antes de que los sobrevivientes, los proscritos, los renegados y los carroñeros de los Siete Reinos se reúnan.

Ahora, como cuervos humanos que acechan un banquete de cenizas, nuevas intrigas y peligrosas alianzas se forman, a la vez que rostros sorprendentes -algunos familiares, otros desconocidos- emergen de un siniestro crepúsculo de caos y luchas pasadas para asumir los desafíos de los terribles tiempos que se avecinan. Nobles y plebeyos, soldados y hechiceros, asesinos y sabios se unen para hacer valer su vida y sus fortunas. Porque en un festín de cuervos, muchos son los invitados… pero sólo unos pocos logran sobrevivir.

MI OPINIÓN

Festín de cuervos es el cuarto libro en la saga de Canción de hielo y fuego, o mejor conocida por el nombre de su primer libro: Juego de tronos, escrita por George R. R. Martin.
Festín de cuervos y Danza de dragones (el quinto libro de la saga) están narrados en el mismo espacio temporal, aunque Ddd abarca un poco más, pero en distintos lugares; pero esto hace posible que se puedan leer ambos libros a la vez, que fue lo que yo hice gracias a una guía que pueden encontrar aquí; creí que se me iba a complicar mucho, el ir alternando los libros según los capítulos e incluso tuve que saltear algunos para leerlos después. Pero al imprimir la guía, #Ratóntip, iba tachando los capítulos que ya había leído y así era todo mucho más sencillo.
Recomiendo muchísimo leer ambos libros a la vez, porque los capítulos fluyen con facilidad y es genial ver cómo están interconectadas las historias de los personajes que se encuentran en puntas completamente alejadas del continente.

Trató de taparse con las manos, horrorizada. Las púas y las hojas afiladas del Trono de Hierro se le clavaron en la carne cuando se acurrucó para ocultar su vergüenza. La sangre roja le bajó por las piernas; dientes de acero le mordisquearon las nalgas. Cuando trató de levantarse, se le encajó un pie en un boquete del metal retorcido. Cuanto más se debatía, más la engullía el trono; le arrancaba pedazos de carne del pecho y el vientre, le cortaba los brazos y las piernas hasta dejarla pegajosa, enrojecida.

No se imaginan lo difícil que se me hace reseñar ambos libros por separado, porque me cuesta separar qué sucedió en cada uno; pero la alternativa es reseñar ambos en un mismo post, y sería una locura.

Bueno, como ya les comenté más arriba, Festín de cuervos y Danza de dragones se sitúan en el mismo espacio temporal, pero en distintos lugares; FdC se ubica de Los Gemelos hacia el sur de Westeros (decir Poniente me suena horrible), es decir, Desembarco del rey, El nido de las águilas, Aguasdulces y Dorne, por mencionar algunos. Y con ello, hay que admitirlo, nuestros personajes menos queridos de la saga. Mientras que por otro lado, en Ddd nos sitúa en el norte, Invernalia, el muro y más allá de éste, y las islas de las ciudades libres; con nuestros personajes queridos, Danny, Jon y Tyrion.
En una nota al final del libro, Martin aclara que en un principio iba a ser un solo tomo, pero que no estaba ni cerca de terminarlo cuando le cayó la ficha de que era demasiado extenso, y por ello decidió dividirlo en dos, y separarlos según las locaciones de los personajes.
Lo bueno de leer ambos libros a la vez, es que no resulta cansador leer a Cersei y a Jaime 15 veces seguidas, sino que es posible conocer donde está cada personaje sin que resulte tan repetitivo.

Lo que me gustó de este cuarto tomo, es que tiene como narradores otros personajes en los que antes no se hacía tanto hincapié; podemos conocer la perspectiva, los sentimientos y los pensamientos de éstos, a quienes en un principio quizás no nos interesaba conocer, pero que en realidad tienen muchas cosas interesantes para contar y para aportarle a la trama.

Gracias a este libro pude conocer (bien) la profecía del valonqar a la que está atada Cersei; ya que en la serie no está representada del todo bien. A partir de ello pude entender mucho más a este personaje, pude entender la gran razón por la que ella le teme a Tyrion y desea su muerte.

Festín de cuervos no nos trae tanta guerra y acción como su antecesor, sino que podemos ver qué desastre se está desencadenando en Desembarco del rey con Cersei como reina regente, ya que todo se le está desbordando de las manos, y no puede abarcar todo el poder como ella desea.

También podemos ver cómo se va desarrollando el personaje de Jaime y cómo va cambiando su perspectiva acerca de cómo ve el mundo, y sobre todo, cómo ve a su hermana. Ya no es la mujer de sus ideales, la reina de sus ojos (o no siempre) y ya no seguirá lo que ella le ordene al pie de la letra; sino que va a empezar a cuestionarse acerca de todo y de todos. Me gustó muchísimo cómo Martin fue haciendo que su personaje creciera, ya que no lo hace de forma abrupta ni de golpe, sino que es un camino muy lento el que le toca recorrer a Jaime, y en algunos momentos va hacia atrás, y luego hacia adelante otra vez, como si no decidiera si en realidad quiere cambiar las cosas.

Por otro lado, podemos conocer qué sucede en Dorne. Recordemos que Tyrion mandó a la princesa Myrcella (la única hija de Cersei) a Dorne, a casarse con el príncipe dorniense. Pero no todo es agua de rosas en este reino, ya que los dornienses están armados con lanzas y venenos. Me encantó conocer todas las maquinaciones y secretos en Lanza del Sol.

Por último, vemos cómo Arya llega a Braavos a unirse al Dios de muchos rostros. Para que ella se gane su espacio en ese lugar, Arya deberá pasar por muchos conflictos y muchos aprendizajes, y por sobre todas las cosas, dejar de ser Arya Stark de Invernalia, para conseguir lo que ella quiere en realidad, el poder de cambiar de rostro.

—Primero teníamos un rey; luego, cinco. Ahora, lo único que veo son cuervos que se pelean por el cadáver de Poniente.

Algo que me desesperaba completamente, es cuando dos personajes, que nunca se conocieron en persona, pero que han escuchado hablar del otro, se crucen y no se reconozcan (porque en realidad no se conocen, duh) y me daban muchísimas ganas de gritar ¿ES QUE NO TE DAS CUENTA QUE ES LA MISMÍSIMA ARYA STARK, LA HERMANA DE TU AMIGO?, era una situación desesperante.

A pesar de que es un libro muchísimo más lento que los anteriores, básicamente porque carece bastante de batallas, no por eso deja de ser un libro interesante. Es un libro que se lo puede ver como la calma que deja una tormenta (Tormenta de espadas) y que, al ir viendo cómo se va desarrollando cada personaje y en qué anda metido, se puede prever que cuando la guerra estalle de nuevo, lo hará con mucha fuerza.

En el juego de tronos, hasta las piezas más humildes pueden tener voluntad propia. A veces se niegan a ejecutar los movimientos que se habían planeado para ellas.

Valar morghulis.


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.

Reseña | Tormenta de espadas – George R. R. Martin

Holiii, sean lectores bienvenidos a mi pequeño blog literario. ¿Cómo están hoy? Yo muy bien, y hoy les traigo la reseña de un libro que ME ENCANTÓ MUCHÍSIMO.


TORMENTA DE ESPADAS

FICHA TÉCNICA

  • Título: Tormenta de espadas
  • Título original: A Storm of Swords
  • Autor: George R. R. Martin
  • Traducción: Cristina Macía, Adela Ibáñez, Natalia Cervera y Alejo Cuervo.
  • Editorial: Penguin Random House
  • Sello: PLAZA & JANES.
  • Llega a Uruguay gracias a: Penguin Random House
  • Páginas: 1172
  • ISBN: 978-950-644-241-5
  • Más información en: https://www.megustaleer.com.uy/search_texto.php?texto=TORMENTA+DE+ESPADAS

SINOPSIS

Arrasados por la guerra, los Siete Reinos pronto sufrirán el larguísimo invierno que se predice como inusitadamente crudo. Y mientras empeoran la violencia y el clima, los personajes entrañables e infames que ya conocemos continúan debatiéndose entre feroces batallas y perversas intrigas palaciegas: Joffrey, el cruel rey adolescente, hace de las suyas ante el asombro de los propios miembros de su clan, los Lannister; Robb Stark, rey de Invernalia, ha ganado todos sus combates, pero está perdiendo la guerra; Daenerys, la princesa de los tres dragones, ya está al frente de un ejército de mercenarios para cumplir su destino: recuperar el reino del cual fue despojada. Pero otra fuerza armada, con la que nadie contaba surge desde más allá del Muro de Hielo: se trata de los Otros, un ejército sobrenatural de muertos vivientes, cuyos cuerpos inertes no podrán ser detenidos.

MI OPINIÓN

Tormenta de espadas es el tercer libro en la saga de fantasía de Canción de Hielo y Fuego, o mejor conocida como la saga de Juego de tronos escrita por George R. R. Martin.

Cuando las espadas despertaban, el tiempo se echaba a dormir.

En Tormenta de espadas es cuando por fin comenzamos a ver pequeñas diferencias entre la serie de HBO y la saga original, son pequeños detalles, que sin duda harán una gran importancia a lo largo del resto de los libros.

Para ponerlos un poco en el mood de la historia, seguimos teniendo los tres reyes que sobreviven al anterior libro, es decir Robb Stark, Stannis Baratheon y Joffrey Baratheon-Lannister. Los tres siguen disputando batallas entre ellos intentando la conquista total del reino, uno por venganza, otro por el sentido del deber, y el último, por poder.

Robb, el Rey del Norte, continúa su viaje hacia el sur, haciendo pequeñas paradas y ganando todas las batallas que se le cruzan. Se dirige, junto con su madre Catelyn, hacia Aguas Dulces, en busca de aliados que apoyen su causa.

Luego de haber sido derrotado en la batalla de el Aguas Negras, Stannis Baratheon se encuentra en Roca Dragón, junto con los pocos aliados y soldados que le quedan, intentando planear su próximo ataque. Pero, principalmente, a lo que más se dedica es a escuchar a Melissandre, la bruja roja.
Devota a un dios extranjero, Melissandre convence al rey Stannis de abandonar los dioses que lo han acompañado durante toda su vida, aunque éste muestra reticencia al respecto. Según Melissandre, ella, junto con su dios rojo de las llamas, van a conseguirle el trono a Stannis porque “es el príncipe que se nos ha prometido”.

Joffrey sigue siendo el niño mimado y completamente maleducado que está jugando a ser rey, cuando en realidad es la marioneta de su abuelo Tywin Lannister, quien ejerce como mano del rey. Los ambiciosos Lannister, harán lo que sea con tal de conservar el trono, incluso si eso significa contraer alianzas un poco agarradas con pinzas, pero las cuales siempre juegan a su favor.

En el mismo castillo, nos encontramos con Sansa, que sigue lidiando con las desgracias de la corte de Joffrey, donde éste hace lo imposible por hacer que su cautividad allí sea lo menos grata posible. Sansa continúa peleando pequeñas batallas, en las que se dedica a intentar sobrevivir en una corte donde nadie la quiere y en la que se encuentra rodeada de leones sedientos de sangre y oro.

Pero estaba en la Fortaleza Roja; estaba en Desembarco del Rey, en la corte del rey Joffrey Baratheon, el primero de su nombre y si una cosa había aprendido Sansa Stark allí, era a desconfiar.

Un poquito más al norte, en un sitio no definido realmente, tenemos a Arya, que se encuentra huyendo junto con Gendry y Pastel Caliente de los Titiriteros Sangrientos. Al haber escapado de Harrenhall, robado unos caballos y matado unos pocos, Arya se encuentra convencida de que la persiguen y está haciendo lo imposible por intentar sobrevivir. En el camino, se cruzará con La Hermandad sin Estandartes, también conocida como los Caballeros de la Colina Hueca y la Comunidad Olvidada, que es un grupo de bandidos que pelean contra la Casa Lannister en nombre del fallecido rey Robert I.

Muuuucho más al norte, tenemos al último de los Starks y sus aventuras; menos las de Rickon, el más pequeño de los Starks fue olvidado por parte del autor porque desde que se separó de Bran en el libro anterior no se lo vuelve a mencionar. Bran va en camino al Muro y más allá de éste, en busca del Cuervo de los tres ojos junto con Meera, Jojen, Hodor y su huargo, Verano. Sigue teniendo sus sueños de lobo y a medida que va avanzando en su viaje, va conociendo más acerca de ellos y a lo que es capaz de hacer.

Por otro lado, el bastardo de los Starks, Jon Nieve, que a partir de los sucesos ocurridos en Choque de reyes, está intentando hacer lo posible para huir de los salvajes y del ejército de Mance, el rey Más-allá-del-Muro. Mance no se cree los engaños de Jon al decirle que ha cambiado de capa y que ya no es fiel a la Guardia de la Noche, y está en lo correcto, ya que Jon lo único que está intentando es sobrevivir para llegar al Muro y avisar a sus hermanos que se acerca el ejército de los salvajes.

Por último, tenemos a la reina Daenerys Targaryen, que aun se encuentra al otro lado del Mar Angosto, pero durante este libro se dedicará a viajar, junto con sus pocos acompañantes y sus dragones, en busca de alzar un ejército. A lo largo de su viaje, Daenerys irá recorriendo ciudades, en las cuales apreciará el trato que tienen las personas de la clase alta para con los esclavos. Decidida a no tolerar ninguna de estas actitudes, una de sus más grandes prioridades, además de la de conseguir el ejército que la llevará a conquistar el trono de Poniente, será liberar a los esclavos del trato opresor hacia el que están siendo sometidos.

Aunque comenzó en el libro anterior, en este también podemos apreciar cómo se van entrecruzando los personajes, la manera en que Martin consigue que se desarrollen sus tramas en conjunto es fantástico. En sus 1200 páginas podemos apreciar muchísimas traiciones, batallas de todo nivel y muchísimas muertes.

Tormenta de espadas nos demuestra que cualquiera de sus personajes puede morir, que nadie es imprescindible cuando se juega el juego de tronos.

A pesar de saber qué eventos sucedían a lo largo de la historia a medida que las tramas se iban desarrollando, en ningún momento sucedió que me aburriera de lo que estaba leyendo, sino que Martin consiguió tenerme enganchada a lo largo de toda la historia y en todo momento.

—Vi cómo el lobo de Bran le desgarraba la garganta a un hombre en Invernalia —replicó, cortante—. Y jamás había presenciado un espectáculo tan bello.

La evolución de los personajes es algo realmente a destacar, ya que Martin realiza tremendo trabajo de desarrollo en cada uno de ellos; además de que no hay ninguno que no aporte nada a la trama, todos tienen importancia, aunque su papel en la historia sea mínimo, hace y marca la diferencia.

Leer Tormenta de espadas fue para mí todo un desafío, ya que con sus casi 1200 páginas me llevó los dos meses completos de la lectura conjunta. Es sin duda, mi favorito de los tres primeros libros y no puedo esperar para continuar con los dos restantes que son Festín de cuervos y Danza de dragones.


Espero que les haya gustado la entrada de hoy. Me gustaría que me dejasen su opinión en los comentarios. Les dejo un beso grande y nos leemos pronto.